Carrizal Alto

El P. Mariano Avellana Lasierra

fue un misionero claretiano excepcional. Cien años después de su muerte (14 de mayo de 1904) en un hospital de pobres en el norte de Chile, recordar su ejemplo notable de santidad como religioso y misionero es un deber de la Congregación.

 

 

 

Su muerte el 14 de mayo de 1904, en Carrizal Alto, tuvo todos los ingredientes de su vida: última misión, trabajos duros, caída de un caballo, oración constante, Santísimo Sacramento, invocación a María, enfermedad y fiebre sin remedios, cilicio incrustado en la carne, deseo de morir en un hospital como los más pobres y desvalidos, aspiración al cielo, llanto de los más sencillos, calma y tranquilidad del justo.

 

ALFREDO OVALLE

 

Fue su padre -dueño de una mina en Carrizal Alto- el que lo introdujo desde niño en las lides mineras. "A los 14 años  ya salía con él a terreno, perforaba, ayudaba a extraer el mineral y más de alguna vez trabajé turno completo". Quizás por esto mismo conoce bien la realidad del sector -"todas sus vicisitudes"-  lo que está seguro será de gran ayuda para realizar una buena gestión en el campo gremial.  Y confía en que  así será.                                                                                                                                                                    

 

Crea tu propia página web con Jimdo

Mis amigos en Jimdo